Terminó la gira. Después de 18 meses, la popular cantautora y el grupo del momento hicieron una última parada en el Domo de Churubusco para dar por concluida una aventura común. Frente a 20 mil fanáticos, refrendaron su calidad de fenómenos musicales. Ella, vistiendo de blanco entallado; ellos, hermanos roqueros de Fresnillo, Zacatecas.

Noche única. Abrieron la velada los argentinos de Banda de Turistas, para dar paso a la multitud de abejas y finalmente Carla, con acompañantes de lujo: Luis Humberto (de Enjambre), Leonel García, Juan Manuel Torreblanca y el Cuarteto de Cuerdas del Instituto de la Juventud del Distrito Federal (Injuve DF).

“Es tener las cosas muy claras”

Al frente de la producción, el novel profesional de la producción, Benito García, se refiere al esfuerzo compartido. “Empezamos el tour desde octubre del año pasado en Cuernavaca y creo que hicimos casi toda la República. Fueron 30 conciertos; repetimos en San Luis Potosí y Guadalajara”, comparte.

“Compartimos staff entre Carla y Enjambre: en total fueron 28 técnicos”, prosigue Benito; “hice la producción general y Enjambre tuvo a César Santana como su jefe de producción. Los recursos fueron compartidos, pero en cuestiones como el video hubo elementos distintos. “Hubo un diseño de video para ellos y otro para Carla, porque la banda pidió circuito cerrado para este concierto, ya que modificaron imágenes y metieron más visuales”.

Con Carla. “Usamos visuales y además, luces Halo Matrix”, sube la mirada, “que son unos mini brutos con focos independientes. Van estar subiendo y bajando. Cuándo no utilicemos la pantalla, los Halo Matrix bajan con toda la truss y te cambia la escenografía. No es con pantalla todo el tiempo. Eso fue cuestión de sentarse y platicarlo: esto me funciona aquí”.

Los detalles fueron básicos. “Una de las cosas más difíciles fue el monitoreo”, revela Benito, “porque a Enjambre le gustaba uno y Carla necesitaba otras cosas. Ya habíamos enviado la lista de las siguientes cinco fechas; contemplábamos a 24 personas, después agregamos a otro monitorista, un operador de luces, seguimos aumentando personal y así terminamos con 28 miembros en el personal”.

Para el productor general de la gira Carla Morrison/Enjambre la puntualidad es esencial. “Me gusta mucho”, admite; “si a las siete de la noche es el llamado, a esa hora salimos. Los horarios tienen la misma cantidad en tiempo de prueba y en la gira tuvimos un calendario general”, relata; “en el primer concierto, cerraba Enjambre; al segundo, Carla. Se iban turnando. En Guadalajara, decidimos que Carla cerrara y fue muy fácil”.

Realmente para el público fue igual de intenso escuchar y ver a Enjambre que a Carla. Para este cierre de gira conjunta, el desafío fue tener horarios precisos. “En el Palacio de los Deportes empezamos a montar escenario desde el martes”, concluye Benito García; “el viernes se hizo todo el montaje de la pantalla, iluminación, audio y sobretarimas. En la noche vinimos a hacer el linecheck de Carla y el sábado empezamos las pruebas a las ocho de la mañana. Eso nos ayudó muchísimo”.

“A pintar el escenario”

Veterano del legendario primer concierto en el Distrito Federal de INXS. Era 1991 y el diseñador de iluminación Zanoni Blanco comenzaba su carrera, acomodando equipo del conjunto australiano. Adolescente con ímpetu, más tarde entró al mundo brillante gracias al jefe de producción de ZZ Top, quien al ver algunos problemas en el montaje pidió tiempo fuera y dividió a los técnicos en audio e iluminación. Zanoni quedó del lado de las luces y ahí empezó todo.

“Me gustó mucho”, el iluminador hace memoria; “las luces, la imagen y el color, porque en ese momento estudiaba fotografía. En año y medio, ya estaba trabajando con La Castañeda y Mijares. Felipe Soria me enseñó a manejar los Intella Beams y hasta la fecha somos muy cercanos”. Zanoni trabaja desde hace dos años con Carla Morrison”.

Iluminación conceptual. “Con ella, el trabajo de luces está muy platicado y vamos iluminando el show por momentos, que ella me explica y así creamos las atmósferas”. Para la música de Carla esto es importante porque estos momentos, en gran parte, son muy intensos, plenos de emoción. Zanoni trabajó por primera vez con ella durante uno de sus primeros conciertos en el Teatro Metropolitan. “Era el primer concierto, no nos conocíamos y repasamos cada canción del setlist, escogiendo los colores, peo dejando libertad para trabajar con ellos”, recuerda. “Tiempo después, ya en sus conciertos en el Festival Vive Latino, sólo tuvimos que ajustar pequeños detalles, dependiendo de los elementos nuevos: un cuarteto de cuerdas o  incluso una gran cantidad de globos que fueron soltados”.

Enamorado del Halo Matrix. “En el concierto del Palacio tuvimos 36”, apunta Zanoni. Sus ventajas: “No necesitan dimmer y con el software Madrix es posible construir las figuras que se quieran”. Para el iluminador la calidad de los equipos es lo primero, sin importar el artista o banda que se trate, pero también está abierto a conocer nuevas opciones tecnológicas. Marcas como Avolites y MALighting en consolas tienen para él las mayores facilidades de uso. Sin embargo también finaliza: “el mejor equipo es el que usas y con el que trabajas mejor”.

“Fue bastante divertido”

Para César Santana, jefe de producción de Enjambre, la relación con el panal data de hace tres años. Ha coordinado sus conciertos en el Vive Latino y el Auditorio Nacional. Animado, narra sus experiencias: “Esta gira fue muy amable porque todos somos amigos”, explica; “eso facilitó mucho las cosas. Ellos ya conocían a Carla desde hace mucho tiempo: la vieron tocar con su grupo cuando ella vivía en Arizona”.

Con el Enjambre de Zacatecas, César tiene que organizar todo lo que sucede, tanto en escenario como en camerinos. “Ya sea dar los horarios o mandar el transporte”, agrega; “en el Palacio de los Deportes me sentí muy cómodo porque terminando bien el año y medio de gira”.

Al principio, era un sólo crew de trabajo. “Pensamos que eso facilitaría las cosas, pero nos dimos cuenta de que podíamos estorbar el trabajo a otros, porque cada grupo tiene sus procedimientos bien establecidos”, hace una pausa; “decidimos a la mitad de la gira separar los equipos y que cada quien hiciera sus pruebas aparte. Esto ha funcionado mucho mejor”, reconoce.

¿Quienes son? “Nuestro equipo se basa mucho en buscar la calidad de las personas. En sala está Eduardo Escamilla, que ha sido el ingeniero desde que Enjambre dio el primer paso en México. En monitores está Omar González”. En backline, siempre llevamos el mismo equipo. Trabajamos con la empresa Backline Support, con la que nos hemos ido a todos lados”.

Microfonía. “Tenemos patrocinio de Shure”, celebra César Santana, “estamos felices porque se nos han dado las cosas relativamente rápido: ellos tienen cinco años en México y este patrocinio nos ayudó muchísimo”, se despide el jefe de producción de Enjambre. “Viajamos con nuestra microfonía; Eduardo ya conoce qué sonido nos dan nuestros equipos”.

Taquillazo. Después de cantar Apagué mi mente, la princesa de Tecate preguntó: “¿cómo están, México? ¡Qué emoción estar aquí con ustedes! Estoy muy nerviosa. No había porque: tenía el Distrito Federal a sus pies. Emocionada al despedirse, Carla Morrison regaló una conmovedora versión del éxito de José José: El Triste.

Así se conquista una ciudad.

Redacción: Víctor Baldovinos

Related Posts